28 de noviembre de 2013

Israel desarrolla un combustible alternativo

 

Investigadores israelíes de la Universidad Ben Gurión de Beer Sheva desarrollan un revolucionario proceso de creación de combustible alternativo.
El equipo afirma que está avanzando en la producción de combustibles líquidos a partir de hidrógeno y dióxido de carbono, y predice la viabilidad comercial dentro de una década.
El nuevo proceso se convertirá en la tecnología dominante por el cual se produce el combustible líquido, explica el profesor Moti Herskowitz, quien ha desarrollado el proceso junto al Prof. Miron Landau, la Dra. Roxana Vidruk y un equipo del Centro Blechner de Catálisis Industrial y Desarrollo de Procesos de la Universidad.
El mundo está en gran necesidad de una fuente de combustibles alternativos sostenibles, porque el petróleo crudo tiene disponibilidad limitada y convertirlo en combustible líquido causa un daño significativo a la atmósfera, mientras que las alternativas actuales no están prosperando. Por ejemplo, la Administración de Información de Energía de Estados Unidos ha pronosticado que para el año 2035 que los coches eléctricos representarán menos del 5 % de las ventas totales, de acuerdo

con el comunicado.
El equipo cree que su descubrimiento puede ser la solución, ya que no se enfrenta a los mismos obstáculos tecnológicos como los coches eléctricos y otras opciones de combustible alternativo, específicamente de producción y la infraestructura de entrega. Su “alimento verde”, a partir de las dos sustancias, es similar en esencia al petróleo crudo sintético y podría convertirse en un combustible líquido que utiliza la misma tecnología utilizada para la conversión de crudo sintético y posteriormente entregado a las estaciones de servicio utilizando la infraestructura actual.
Los investigadores reconocen que aún faltan pasos para lograr la solución ideal. Específicamente, la tecnología de división de agua que tendría que hacer que el coste de producción de hidrógeno sea competitivo con el del gas natural aún tiene que ser desarrollada.
Sin embargo, creen que el proceso podría ser implementado en etapas, “comenzando con el dióxido de carbono, agua y gas natural, biomasa o bio-gas como los productos de partida y en última instancia, evolucionando hacia una tecnología que requiere sólo dióxido de carbono procedente de la atmósfera y el agua.”

AuroraLogo (2)

Publicar un comentario