16 de marzo de 2012

Israel no dio garantías a cambio del cese el fuego en Gaza


 

Israel no dio garantías a cambio del cese el fuego en GazaIsrael y la Jihad Islámica alcanzaron un frágil cese del fuego, que ambas partes consideran que no durará más que unos pocos meses.
La restauración de la calma fue lograda tras días de negociaciones indirectas entre Jerusalén y las facciones palestinas. Oficiales de la inteligencia egipcia hablaron separadamente con los jefes de Hamás, Jihad islámica y los Comités de Resistencia Popular. El equipo negociador israelí estuvo encabezado por el jefe del departamento de política del Ministerio de Defensa, general retirado Amos Gilad, y el jefe del directorio de planificación y política, de la misma cartera, general Amir Eshel.
El acuerdo alcanzado de “calma a cambio de calma”, no fue escrito en ningún papel. Gilad expresó que Israel se abstendrá de lanzar ataques si las organizaciones palestinas dejan atacar al Estado judío. Amos Gilad precisó que ese fue el único compromiso, señala el reporte del diario Haaretz.
En un principio los palestinos pidieron y los egipcios también trataron de obtener de Israel, un compromiso de abstenerse de realizar asesinatos selectivos contra los altos miembros de las organizaciones terroristas. Sin embargo, Israel afirmó que ese intento fue archivado. “No hay garantías ni promesas”, declaró Gilad, negando las afirmaciones de la Jihad Islámica de que Jerusalén hubiera dado su palabra de abstenerse de eliminar en forma selectiva a sus operativos.
Los oficiales egipcios invirtieron mucho para lograr este cese del fuego, en gran medida por la situación doméstica, especialmente ahora, dadas la proximidad de las elecciones en el Cairo.
Los terroristas palestinos fueron sorprendidos por la capacidad del sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro con una eficacia del 80 por ciento. El Ejército de Defensa de Israel los había emplazado, con anterioridad, en los tres centro urbanos más poblados del sur: Ashdod,

Ashkelon y Beer Sheva. Fuentes de Defensa, señalaron que el emplazamiento del sistema antimisiles, le dio al liderazgo más capacidad de maniobra durante la escalada.
Sin embargo, el Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) cree que no hay una solución militar clara a menos que Israel quiera reconquistar la Franja, y perseguir a los terroristas casa por casa. Pero en tal caso, el precio político sería demasiado alto para Jerusalén, en términos políticos y en vidas humanas.
Tzáhal se abstuvo en gran medida durante esta escalada y atacó solamente 37 objetivos en la franja de Gaza durante cuatro días. En comparación en diciembre de 2008, en los primeros minutos de la Operación Plomo Fundido, la Fuerza Aérea había acometido contra al menos 100 blancos.
La política del Ejército es, en términos generales, provocarles a las organizaciones terroristas el mayor daño con la esperanza de posponer lo más posible la próxima escalada.
Sin embargo, sorprendió la capacidad militar de la Jihad Islámica que fue capaz de lanzar más de 300 cohetes “una muestra de fuerza impresionante”, dijo un oficial de Tzáhal.
Este grupo, gracias a la decisión de Irán de desviar fondos y ayuda militar tradicionalmente destinados a Hamás. Este último grupo en los últimos meses ha estado mejorando las relaciones con los Hermanos Musulmanes de Egipto. En cambio, el programa de la Jihad Islámica es fundamentalmente militar, y por ello su asociación con la República Islámica le resulta menos problemática.
Mientras tanto, Estados Unidos envió un ultimátum a Irán a Través de Rusia, según un reporte del diario moscovita Kommersant. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, pidió a su contraparte ruso, Serguei Lavrov, que le diga a Teherán que esta es la última oportunidad para resolver pacíficamente el conflicto, haciendo avanzar las negociaciones con el Grupo 5 + 1 (EEUU, China, Rusia, Francia, Gran Bretaña y Alemania). De otra manera, un ataque a las instalaciones nucleares iraníes podría tener lugar en meses.

Publicar un comentario