22 de marzo de 2012

Francia: La policía mantiene detonaciones contra el presunto asesino de Toulouse

 

Agentes del cuerpo de elite francés RAID han mantenido a lo largo de toda la noche el recurso a las detonaciones como medida de presión contra el presunto asesino de siete personas en Toulouse y Montauban, que lleva más de 26 horas atrincherado en su domicilio de esa primera ciudad.

El joven, un francés de origen argelino identificado como Mohamed Merah, había anunciado en sendas ocasiones su intención de entregarse a las fuerzas del orden en las horas siguientes, una promesa que no cumplió y ante lo cual comenzó una estrategia de intimidación.

Las tres primeras detonaciones se escucharon cerca de la casa y fueron seguidas por al menos otras diez a lo largo de la noche, que según el Ministerio del Interior no implicaban un asalto a su domicilio sino que buscaban aumentar "la presión" sobre el sospechoso.

En el barrio en el que se encuentra ubicado su inmueble se había interrumpido el alumbrado eléctrico, una medida que se sumó al corte de la calle y a la evacuación de ese edificio y de otros circundantes.

El experto en Defensa Jean-Paul Ney, consultado por la cadena

"BFM", indicó que las autoridades han optado porque prime la prudencia y por desencadenar contra el asesino confeso una "auténtica guerra psicológica" para agotarle mentalmente.

El ministro del Interior, Claude Guéant, precisó que se buscaba evitar el asalto y capturarle vivo para poder presentarlo ante la Justicia y que rinda cuentas sobre lo cometido y sus motivaciones.

En las negociaciones se recurrió a la madre del joven para que le convenciera, pero esta se negó a mediar alegando no tener ninguna influencia sobre su hijo, y se intentó también sin éxito, según los medios franceses, que amigos suyos le hicieran salir del edificio.

Merah, en conversaciones con los negociadores relatadas por el fiscal jefe de París, François Molins, se ha definido como un mujahidín miembro de la red terrorista Al Qaeda, organización que dijo que le había encomendado atentar en Francia.

Entre sus víctimas en Toulouse y en la vecina Montauban los pasados 11, 15 y 19 de marzo hay tres militares, tres niños y el padre de dos de ellos, que era maestro en la escuela judía en la que cometió el último ataque. EFE

Publicar un comentario