25 de febrero de 2012

OIEA: Irán ha triplicado su producción de uranio enriquecido


 

OIEA: Irán ha triplicado su producción de uranio enriquecido
OIEA ha confirmado hoy que la República Islámica está acelerando la producción de uranio enriquecido.

En su más reciente informe sobre Irán, conocido este viernes, la agencia nuclear de la ONU precisa que los técnicos iraníes ya han producido unos 110 kilos de uranio enriquecido hasta casi el 20 %, cerca de la mitad necesaria para construir una bomba atómica.

A esas cantidades hay que añadir otras cinco toneladas de uranio enriquecido hasta el 5 %, con un ritmo de producción superior a los 100 kilos mensuales, según sostiene el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) en un documento confidencial de 11 páginas.

Estos materiales son fabricados bajo supervisión del organismo en la planta de Natanz (centro de Irán) y en la polémica instalación subterránea de Fordo, que se encuentra dentro de una montaña cerca de la ciudad santa de Qom.

Estados Unidos e Israel han expresado su preocupación por los avances en Fordo, al considerar que una vez esté en pleno funcionamiento esa instalación ya no habrá posibilidad para impedir la producción de una bomba nuclear.

Según los inspectores, Irán produce ahora uranio enriquecido a casi el 20 % a un ritmo de unos 14 kilos por mes (10 kilos en la planta de Natanz y 4 kilos en Fordo), a un ritmo tres veces superior a lo reconocido en el último informe de noviembre pasado.

Un diplomático conocedor de las indagaciones de OIEA calificó hoy, en declaraciones en Viena, de "llamativo" este aumento.

Además, los iraníes han instalado en Natanz 52 cascadas (con 164 centrifugadoras cada una) frente a las 37 que había en noviembre, lo que destaca la rapidez de los avances.

En Fordo se han instalado unas 700 nuevas centrifugadoras, con planes de colocar nuevos equipos en los próximos meses.

A partir de un enriquecimiento del 20 %, los expertos hablan de "uranio altamente enriquecido" y consideran que, al dominar este proceso, Irán se acerca bastante a los niveles necesarios para una bomba (90 %).

Irán asegura que necesita ese uranio para producir en un reactor científico isótopos para la lucha contra el cáncer.

Teherán asegura insistentemente desde

hace años en que no está interesado en la construcción de un arma atómica, aunque sigue sin convencer a la ONU de sus intenciones pacíficas.

El informe de hoy se emite dos días después de que una misión de alto rango del OIEA regresara con las manos vacías de Irán, donde exigió visitar la instalación militar de Parchin, donde se sospechan actividades nucleares, y hablar con numerosos expertos del programa nuclear iraní, peticiones que fueron rechazadas.

Los inspectores aseguran en el documento que tuvieron "grandes diferencias" con Irán sobre cómo llegar a una modalidad que permita esclarecer los asuntos pendientes de la investigación.

En ese sentido, destacan que Irán no ha podido aclarar todavía la desaparición de 19,8 kilos de uranio en metal, un material que, según diplomáticos cercanos al OIEA, podría haber sido utilizado para experimentos militares.

Los inspectores critican a Irán por no colaborar como debe en la investigación y señalan no pueden "concluir que todo el material nuclear en Irán sirve para actividades pacíficas".

El organismo sigue teniendo "serias dudas" sobre posibles dimensiones militares del programa nuclear de Irán, escribe el responsable del informe, el director general del OIEA, Yukiya Amano.

Asimismo, insta a Irán a cooperar con su agencia "para resolver todos los asuntos pendientes mediante un mecanismo estructurado".

Como primer paso, Irán debería responder a las preguntas de la agencia sobre Parchin y también sobre un "experto extranjero" (ucraniano) que trabajo durante años en la República Islámica, supuestamente en actividades de vertiente militar, concluye Amano.

Occidente, con EEUU e Israel a la cabeza, teme que bajo el paraguas de un supuesto programa nuclear civil, Irán quiera hacerse con una bomba atómica, lo que Teherán rechaza.

El Consejo de Seguridad ha aprobado ya sanciones contra Irán en cuatro ocasiones por no suspender sus actividades atómicas más delicadas y la Unión Europea (UE) acaba de decidir que no comprará más petróleo de la República Islámica.

Mientras tanto, Israel no descarta un ataque contra las instalaciones nucleares de Irán, una operación que EEUU trata de impedir por el temor de una gran guerra en Oriente Medio.

La Junta de Gobernadores del OIEA se reunirá a partir del 5 de marzo en Viena para analizar el informe emitido hoy. EFE

Publicar un comentario