10 de agosto de 2011

Cómo se vuelve a alimentar a un niño desnutrido

 

Redacción

BBC Mundo

 

Niños somalíes desnutridos

El retorno de un niño desnutrido a la alimentación normal requiere de ciertos cuidados.

En la sequía que azota al Cuerno de África, sólo en el sur de Somalia han muerto 29.000 niños de desnutrición en los últimos tres meses. Y aquellos que alcanzan a llegar a los centros de auxilio, enfrentan el problema de cómo volver a ingerir alimentos.

Son decenas de miles de niños espantosamente desnutridos que llegan, desde la Somalia afectada por la hambruna, hasta los campamentos de refugiados que Naciones Unidas ha instalado en Kenia y Etiopía.

 

Para que se puedan salvar a quienes lograron llegar hasta estos campamentos, tienen que pasar varias cosas. Primero, tiene que estar el dinero para la habilitación de los campamentos (la ONU llamó a contribuir con cientos de millones de dólares).

Después, está el aspecto logístico, el envío de los alimentos, el cuidado que hay que poner en que éste no se corrompa. Incluso ha habido casos en que refugiados somalíes han muerto a manos del ejército del país anfitrión, defendiendo los suministros.

Tampoco se puede dejar de mencionar las acciones del grupo fudamentalista islámico al-Shabaab, que intenta impedir la salida de Somalia de la gente afectada por el hambre y la entrada de las organizaciones de ayuda humanitaria extranjeras.

Pero, una vez superados todos estos obstáculos, el problema recién comienza para la población infantil afectada por la desnutrición, sobre todo para aquellos infantes entre los dos y los cinco años: ¿qué cuidados son necesarios para devolverlos a la alimentación?

Ni lípidos ni proteínas

Ayuda alimentaria llega Mogadiscio

El transporte de la ayuda alimentaria a los lugares donde se la necesita es siempre un desafío.

Los niños aquejados de desnutrición, a esta edad, adolecen de una clara falta de micronutrientes, minerales y vitaminas, lo que los deja con un sistema inmunitario débil y, por lo tanto, vulnerables a la enfermedades.

El niño pierde peso en relación a su altura, primero con la eliminación del tejido adiposo y, luego, con la pérdida de masa muscular.

En otra versión de la desnutrición infantil, el cuerpo comienza a hincharse a causa de la acumulación de líquido fuera de las células.

En cualquiera de los casos, una simple diarrea puede matar a un niño en estas condiciones.

"Los niños más en riesgo, los que sufren de insuficiencias hepática, pancreática o cardíaca, son internados en centros terapeúticos", le dijo a BBC Mundo Nuria Salse, Referente de Nutrición de Médicos sin Fronteras, de España, quien viene llegando de una visita a los campamentos de refugiados de Kenia y Etiopía.

"Lo que hacemos es proporcionar pequeñas cantidades de alimento cada tres horas, durante las primeras veinticuatro del tratamiento. Entonces, por los próximos siete días, comienza una dieta, que contempla pocos lípidos y pocas proteínas".

El objetivo de la dieta es estabilizar el cuerpo para evitar el riesgo de hipoglicemia, es decir, una baja crítica en el nivel de azúcar.

Revolución en la ayuda alimentaria

En esta etapa, entra a tallar una leche especial, llamada F-75 (contiene 75 calorías por cada 100 mililitros de leche) que contiene los nutrientes precisos para las primeras etapas del tratamiento.

La segunda fase, la F100, aumenta la cantidad de lípidos y proteínas. Con este tipo de leche, el niño comienza a recuperar el peso.

"Lo que hacemos es proporcionar pequeñas cantidades de alimento cada tres horas, durante las primeras veinticuatro del tratamiento. Entonces, por los próximos siete días, comienza una dieta, que contempla pocos lípidos y pocas proteínas"

Nuria Salse, Referente de Nutrición; Médicos sin Fronteras, España

Estas leches terapéuticas vienen en un envase de aluminio y para preservarlas basta con algunas medidas simples, tales como almacenarlas en lugares ventilados, impdir que entren en contacto con el suelo y mantenerlas alejadas de las altas temperaturas.

Este tipo de alimentos, le dijo a BBC Mundo Nuria Salse, representó una verdadera revolución en la ayuda alimentaria.

Entre estos alimentos, la estrella parece ser la mantequilla de maní, enriquecida con micronutrientes como vitaminas y minerales.

"No se tiene que preparar ni cocinar. Este tratamiento implica que los niños ya no deben ser hospitalizados y pueden seguirlo de manera ambulatoria, durante una semana, lo que reduce su impacto psicosocial negativo", afirma Nuria Salse.

Estos alimentos terapéuticos comenzaron a ser utilizados en planes piloto en 2000, en lugares como Malawi y Etiopía, pero se usan de manera más generalizada desde 2005.

¿Cuánto cuesta cada paquete de mantequilla de maní? Treinta y cinco centavos de dólar. ¿Cuánto cuesta el tratamiento total de un niño desnutrido? Sesenta dólares.

Publicar un comentario en la entrada