27 de mayo de 2009

Los efectos ambientales de la producción del cemento

La producción convencional de cemento puede ocasionar algunos problemas ambientales:

  Enorme erosión del área de las canteras por la extracción continua de la piedra caliza y otros materiales.

  Transporte inadecuado de materiales para su almacenamiento

  Producción de gran cantidad de polvos provocados por el triturado de la piedra en la planta.

Emisión de contaminantes al aire (monóxido de carbono, monóxido de nitrógeno, dióxido de azufre y partículas muy finas) dependiendo del tipo de combustible y proceso empleado durante la calcinación en el horno (combustión).

El polvo de los residuos del horno forma el llamado clinker, que puede contener metales pesados y otros contaminantes. Si el polvo del clinker se desecha en las canteras donde se extrajo la piedra caliza o en un relleno sanitario puede contaminar los mantos de aguas subterráneas.    aguaroja3         

¿Qué efectos producen las emisiones?

La exposición a monóxido de carbono afecta el sistema nervioso central y comparte los efectos de los óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre y partículas suspendidas, pues provocan la irritación de los tejidos del aparato respiratorio y agrava los síntomas de personas con enfermedades pulmonares (asma, bronquitis crónica). Además, puede incrementar los padecimientos cardiacos, pulmonares y enfermedades respiratorias agudas.

¿Qué problemas ambientales y qué efectos en la salud puede provocar la incineración de residuos peligrosos en hornos para la producción de cemento?

  Se incrementa la cantidad y tipo de contaminantes suspendidos en el aire (monóxido de carbono, monóxido de nitrógeno, dióxido de azufre y partículas muy finas) en comparación con el uso carbón, petróleo o gas natural.

Emite niveles más altos de plomo, cadmio, arsénico y mercurio, de un total de 19 metales pesados encontrados comúnmente en las emisiones a la atmósfera (como cromo hexavalente, plata, selenio, bario, berilio y antimonio).

Durante la operación de la planta hay emisiones fugitivas de polvo y gases, además de los que se emiten por la chimenea.

Se producen nuevos contaminantes, especialmente productos de combustión incompleta PCI, incluyendo las dioxinas y furanos, en las emisiones de la tronera.

El polvo de los residuos del horno, el clinker, e incluso el mismo cemento puede contener metales pesados (cadmio, cromo, arsénico, plomo y selenio), además de PCI.

Se incrementa el riesgo de accidentes durante el traslado de residuos peligrosos a la planta.

Para los trabajadores de la planta, la exposición a residuos peligrosos es mayor y pone en riesgo su salud. 

La exposición a metales pesados puede provocar graves daños a la salud:

material-para-cementera.jpg

La exposición de una mujer embarazada al plomo puede causar problemas en el desarrollo del feto y en el desarrollo neurológico de los niños, afectando su coeficiente intelectual.

La exposición al cadmio puede afectar los riñones, hígado y pulmones, además de ocasionar daño genético. Asimismo en experimento con ratas se ha comprobado que causa.

La exposición a mercurio en concentraciones elevadas puede provocar daños permanentes en el cerebro, riñones y en el desarrollo del feto; particularmente, el sistema nervioso es muy sensible al mercurio. Si el tiempo de exposición al mercurio de incrementa provoca       desórdenes severos: irritabilidad, nerviosismo, temblor, cambios en la visión y auditivos, así como problemas de memoria.

Otros metales pesados como el berilio y el cromo hexavalente emitidos por los hornos rotatorios son posibles cancerígenos.           

Contaminantes generados en la incineración de residuos peligrosos en hornos de cemento

Las dioxinas y furanos son contaminantes orgánicos persistentes, creados en la combustión de residuos peligrosos que contengan cloro (presentes comúnmente en solventes y plásticos) y tienen tres características:

son muy tóxicos: pueden provocar efectos crónicos graves, principalmente cáncer y otras afectaciones del sistema endocrino, y repercutir en la pérdida de fertilidad, afectar al sistema inmunológico y alterar el desarrollo de los fetos en el ser humano y animales.

son persistentes: su vida media varía de 9 a 15 años en la superficie del suelo.

son bioacumulables: se alojan en los tejidos grasos, aumentando su concentración en la medida que asciende la cadena alimenticia, por ello la mayor concentración la recibe el ser humano y finalmente los niños, a través de la leche materna contaminada.

La ruta de exposición a metales pesados, dioxinas y otros productos de combustión incompleta se realiza por diversas vías, entre ellas podríamos señalar:  

·         Inhalación de las emisiones.

·         Afectación directa a trabajadores de las plantas de cemento.

· Las emisiones pueden llegar bastante lejos del lugar donde se generaron por medio de corrientes de aire, para luego depositarse en agua y suelo. Esta contaminación afecta cosechas y plantas, y se acumula en peces y animales (incluyendo carne, leche y huevos), además de pasar al ser humano al ingerir alimentos contaminados.

Publicar un comentario en la entrada